IGLESIA EVANGÉLICA
AZUQUECA de HENARES

Inicio

Quienes somos

Que Creemos

Escuela Dominical

Zona Joven


Horario Fijo

Culto
Domingos: 11:00-1:00

Reunión de Mujeres
Martes: 10:30-11:30

Reunión de Oración
Jueves: 19:30-20:30

Reunión de Jóvenes
Sábado: 18:00-20:00


¿No Nos Conoces?

Quienes somos
Que Creemos
Donde Estamos

Links
Iglesia de Alcalá


En este mundo
tan hostil,
HAY ESPERANZA

Tenemos algo para ofrecerte
Rellene la solicitud


Lea la Biblia on-line
Lea la Biblia on-line

Lea un devocional
Nuestro Pan Diario


¿Existe alguna esperanza?

  • El futuro es incierto
  • Las familias se desbaratan
  • Las drogas arruinan las ciudades y las escuelas
  • Las enfermedades matan a nuestra gente

  • ¿Existe alguna esperanza?

  • ¿Podemos tener paz y gozo en nuestros corazones?
  • ¿Podemos encontrar satisfacción en la vida?
  • ¿Podemos tener poder y fuerza para vivir vidas con propósito?
  • ¿Hay alguien que realmente se interese?

  • ¡Sí! Hay esperanza. Cristo se interesa por ti. La Biblia dice, "Y el Dios de esperanza os llene do todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo" (Romanos 15:13). En Su Palabra, la Biblia, encontramos el camino a la esperanza.


    La primera parada en el camino a la Esperanza es el Poder.
    Hay un poder capaz de darle a usted esperanza. La Biblia nos dice que Dios tiene ese poder.

    "Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree" (Romanos 1:16).


    La segunda parada en el camino a la Esperanza es Cambio.
    La manifestación del poder de Dios resulta en cambio. La palabra bíblica para cambio es arrepentimiento. Esto significa permitir que Dios cambie la dirección de nuestra vida. "Su benignidad te guía al arrepentimiento" (Romanos 2:4).

    ¿Por qué es necesario un Cambio?
    Un problema universal que la Biblia llama pecado hace que el cambio sea necesario para todos nosotros. "Por cuanto todos pecaron, y están destituídos de la gloria de Dios" (Romanos 3:23).

    Pecado significa "fallar al blanco." Es fallar de alcanzar el modelo de Dios en nuestra forma de vivir.


    La tercera parada en el camino es el amor de Dios.
    Aunque Él no está contento con nuestra manera de ser, Dios todavía nos ama y quiere ayudarnos. "Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros" (Romanos 5:8).

    Desafortundamente, nuetro pecado conlleva la pena de muerte, física y eterna. "Porque la paga del pecado es muerte" (Romanos 6:23).

    Dios está dispuesto a perdonarnos aceptando a Jesús como nuestro sustituto. Su muete en la cruz pagó el castigo de nuestro pecado. Su resurrección de entre los muertos provee nuestra vida eterna.


    La cuarta parada en el camino es Su Compromiso.
    "Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo...Proque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo" (Romanos 10:9,13).

    Compromiso significa:

  • Arrepentirse: Dar la espalda al pecado para seguir la nueva dirección de Dios para su vida.
  • Creer: Reconocer a Jesús como su sustituto.
  • Confesar: Reconocer a Jesús como la suprema autoridad sobre su vida.
  • Invocar: Pedirle perdón, vida eterna y esperanza.


    Lea la siguiente oración, y vea si expresa el deseo de su corazón.
    "Amado Dios, yo sé que Jesús es Tu Hijo quien murió en la cruz y resucitó de entre los muertos. Porque yo he pecado y necesito perdón, le pido a Jesús que venga a mi corazón. Estoy dispuesto a cambiar la dirección de mi vida reconociendo a Jesús como mi Señor y Salvador, y dando la espalda a mis pecados. Gracias por darme el perdón, la vida eterna y esperanza. En el nombre de Jesús, amen."

    Use esta oración si expresa sus sentimientos, u ore una oración similar en sus propias palabras, entregando su vida a Jesús y pidiéndole que le dé Su regalo de vida eterna.


    Puede estar seguro de la vida eterna y la esperanza porque:

  • Puede confiar en la promesa se Dios. "Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo" (Romanos 10:13). ¿Le pidió usted sinceramente a Jesús que viniera a su corazón como Señor y Salvador? ¿Dónde está Él ahora? ¿Qué promete Su Palabra?

  • Usted es un miembro de la familia de Dios. "El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios" (Romanos 8:16).

  • Su vida está ahora eternamente segura en Dios. "Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del aor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro" (Romanos 8:38-39).


    ¿Qué sucede después que recibe la esperanza de Dios?

  • Comenzará a vivir para Dios (Romanos 12:1-2, 9-18).

  • Hará profesión pública de fe y será bautizado (Mateo 28:19-20, Lucas 3:21, Romanos 6:4).

  • Compartirá con otros lo que Jesús ha hecho por usted (Romanos 10:14).

  • Llegará a conocer a Dios mejor por medio de la oración, el estudio de la Biblia, y el compañerismo con otros cristianos como un miembro de una iglesia evangélica (Romanos 15:4-6).

    Tome la iniciativa; llame o visite una iglesia cercana en donde se exalte a Cristo y se predique Su palabra. Empiece esta semana y haga planes para asistir regularmente.

    Si no conoce una iglesia así mandenos un correo electrónico y podremos ayudarle a encontrar una.